viernes, 29 de abril de 2011

COMO SUPERAR EL DÍA DE LA MADRE

Hace exactamente un año, estaba convencida de que este año ya sería madre o estaría a puntito de serlo.
Ha pasado un año, y seguimos igual, bueno, un poquito más cerca, pero sigo sin título.
Estos días atrás, ha empezado el bombardeo de publicidad en la tele, radio y prensa.
Dile a mamá que le quieres con un super móvil tal, porque madre no hay más que una floristerias la pepa, o para mamá todo es poco en el corte inglés.
Esto lo llevo bastante bien, porque nunca me dejo llevar por el consumismo en estos días de: san valentín, el padre, la madre, el niño, el abuelo...
No me gusta tanto que me lleguen correos electrónicos personalizados. No sé de donde sacarán la información los spameros, pero no, no soy madre, ni estoy embarazada. Así que no puedo disfrutar de una super oferta de viaje a no sé qué parque temático con niños gratis, o de un masaje hiper mega relajante presentando el libro de familia.
Aunque suene un poco a gruñona, no estoy enfadada. He aprendido a sobrellevar estos temas.
Estos días que tanto se habla de las madres, me acuerdo de la mía, con sus virtudes y sus defectos, pero todo lo que ha hecho y hace por mi. Y que afortunadamente, este año están de vacaciones así que no tendré que sufrir una comida de madre, con miradas compasivas hacia mi persona.
Y me acuerdo de mi abuela, que sin ella yo no tendría madre ni estaría yo aquí. Bueno, que la adoro, que se nos está empezando a apagar, pero sigue sacándome la sonrisa.
También he creado un pequeño truco para no cabrearme, disgustarme o deprimirme cuando paseo por la calle y no veo mas que embarazadas o carritos y más carritos. Pienso que ellas también han tenido problemas. Sí, ahora toda la embarazada que se cruza conmigo, o la recién parida, tiene problemas de infertilidad. Ha tenido que aguantar doscientos mil pinchazos en la barriga, casi el mismo número de ecografías y análisis de sangre, y las subidas y bajadas de ánimo que todo esto conlleva.
A juzgar por las colas que se montaban las mañanas de controles y en la entrada del "pajódromo" (hemos bautizado así la sala de extracción de semen), no voy muy desencaminada. Porque quizá no todas tengan problemas, pero la mayoría sí (la que no se consuela es porque no quiere, jeje)
Así que las miro y ya no pienso, por qué ella sí y yo no. Pienso, qué bien, ya tiene su recompensa, la siguiente seré yo.
Feliz día de la madre a las que lo seais.
Buen finde para todas!

7 comentarios:

  1. Quien más quien menos ha pasado por meses de búsqueda, o ha tenido que hacer duros trámites para embarazarse, o ha sufrido un aborto... Si es que llegar hasta la maternidad no siempre es fácil (es más yo me he ido dando cuenta que es más difícil de lo que parece).
    No te preocupes, el año que viene tendrás un bomboncito de carne y hueso de regalo...

    ResponderEliminar
  2. Ánimo guapa, ya verás como lo consigues, no te voy a contar la de gente que conozco que ha pasado por tu situación porque ya sabes que ahora los casos son muchos, sólo te diré que todos tienen un final feliz y tú seguro que tendrás el tuyo; pero es normal pensar ¿Por qué a mi? Estas cosas son injustas y nadie se puede poner en tu lugar.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Compartimos el mismo pensamiento, yo tampoco quiero amargarme este día, aunque Druni ya me lo haya deseado. Pasaremos el trámite pensando que con un poco de suerte el año que viene puede ser distinto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ánimo guapa!! espero de todo corazón que el próximo año te dejes llevar por el consumismo para poder celebrarlo!!!

    Besotes!

    ResponderEliminar
  5. Hola Trax! Me encanta el truco, yo siempre me pregunto si los niños que veo son el fruto de la ciencia. Muchos besos y ya somos mamás... ;-)

    ResponderEliminar
  6. Yo también he sobrevivido al día de la madre, je je. La verdad es que me puse triste a primera hora de la mañana cuando recordé que justo ayer cumplíamos 6 meses buscando a nuestro bebé. Pensé que podría estar ya gordísima, pero la única barriga que tengo encierra retención de líquidos y longaniza de pascua. Total, que nadie dijo que sería fácil.
    Por cierto, buen truco el de imaginar que a los demás también les ha costado. Voy a ponerlo en práctica a ver si funciona.

    ResponderEliminar