viernes, 31 de octubre de 2014

RETO HANDWRITING TAG


Desde el blog de Verdades Edulcoradas, una chica sin pelos en la lengua, me ha enviado un reto.
Normalmente, ya sabéis que no publico premios ni cadenas de ningún tipo, pero este me ha parecido curioso, y he decidido que lo publico.

El reto consiste, en escribir de puño y letra, la respuesta a unas preguntas, y poner aquí la foto.
Es increible como perdemos en el uso del boli, que yo de joven tenía una letra super bonita, o eso decían mis profesores, y ahora, se asemeja bastante a una letra de médico. No me entiendo ni yo a veces!!

Las preguntas son las siguientes:


     1. Nombre
     2. Nombre del blog.
     3. Tu canción preferida
     4. Tu frase preferida.
     5. Tres palabras que te definan
     6. Algo que siempre hayas querido decir (a ti o a alguien)
     7. Blogs a los que nominas.


Y estas son mis respuestas :



1. A
2. Estrellas en los ojos
3. My way de Sinatra
4. Todo llega
5. Seria, tímida, sensible
6. No hay nada que no diga
7. ESTAIS TODAS INVITADAS!!

Pues hasta aquí el reto de hoy. Como veis, no he nominado a nadie, jejej, la que lo quiera, que lo coja!

BUEN FINDE!

Seguiré informando.

sábado, 18 de octubre de 2014

DE CONFLICTOS Y SOLUCIONES

Ya he comentado en diferentes ocasiones, que no soy una persona conflictiva, huyo de los conflictos. Es muy difícil que me caliente, aunque esto no significa que las cosas no me afecten.
Además, soy excesivamente empática. Tiendo a ponerme en el lugar del otro, y pienso en su dolor o el de los que le rodean.

Esto es así en mi vida real y en la virtual. Prefiero morderme la lengua, respirar y contar hasta diez, antes de decir o escribir algo de lo que me pueda arrepentir.

De un tiempo a esta parte, estoy viendo y sobre todo leyendo, conflictos absurdos pero que me entristecen mucho.
No entiendo como entre nosotras, las mujeres, se creen semejantes batallas. Es una competición constante, incluso llegando a palabras ofensivas y/o al insulto.

No entiendo esa guerra entre madres, que si pecho o biberón, si colecho o cuna, si porteo o carrito... Todas sois madres, y cada una hace lo que considere mejor para su bebé, siempre que sea desde la responsabilidad y el amor.

No entiendo que se juzgue si se reincorporan al trabajo antes de tiempo, tras las 16 semanas, piden excedencia o deciden dedicarse en exclusiva a su casa y su familia. Todas las opciones son válidas y respetables, siempre que sea una decisión voluntaria y meditada.

Siempre parto de la base que ninguna persona es mejor que otra. Independientemente de la clase social, estudios o situación geográfica, todas sufrimos, lloramos, reimos y vivimos.

Estos días twiter echaba chispas por dos situaciones diferentes, pero ambas relacionadas con las infértiles.
Todas las opiniones son respetables. Y cada una le damos importancia a lo que nos parezca. Si a pesar de haber pasado por diferentes pruebas y una fiv, tras haber conseguido embarazo tu ilusión por encima de todo, es que sea nena, pues perfecto! Eso demuestra una gran capacidad de recuperación.

Esto no tiene por qué significar, que no entiendas el dolor de quien no lo ha conseguido.

Obviamente, hay diferentes grados de infertilidad, hay diagnósticos demoledores, o como en mi caso, ningún diagnóstico claramente significativo, pero cinco años sin conseguir embarazo. Hay quien lo consigue a la primera, a la tercera, por fiv, por ovo, quien tiene varias pérdidas, y un largo etc. Pero sobre todo, hay grados de dolor. Hay quien sufre más, quien no es capaz de asumir, quien se deprime, quizá con la primera IA negativa, y hay quien después de miles de pruebas, tratamientos, pérdidas, sigue peleando como una jabata, hasta conseguir su meta.
Chicas, todas vamos en el mismo barco.

Hay quien después de conseguirlo, olvida de donde viene y a quienes estuvieron ahí cuando las cosas pintaban feas.
Hay quien su mayor preocupación, es no coger kilos de más, o que no encuentra posturas para sexear.
No digo que lo entienda, pero lo respeto. 

Y por último, el conflicto fértil-infértil. Esto es algo con lo que cargamos en general las infértiles. Es difícil de asumir, según en el momento que te pille, esos embarazos a la primera o sin buscarlos. Duelen.
Pero eso no significa, que no nos alegremos.
Yo no le deseo a nadie, absolutamente a nadie, que pase por lo que estoy pasando yo. 
Así que tenéis todo vuestro derecho a presumir de embarazo, quejaros de las nauseas y lo que os venga en gana, igual que yo me quejo de lo mio.
No por eso hay que descalificar a nadie, NUNCA.

Pero tenéis que entender que nos duela, que no nos apetezca leeros o escucharos o que muramos de envidia.
Para mi es muy difícil, que no digo que para todas sea igual. Pero se me hace muy duro ver como la barriguita de mi cuñada crece, sin haberle oido en todo este tiempo más que quejas al respecto. Y entonces, aunque siga sin entenderlo, la respeto, la animo y desaparezco.

Aprovecho para pedir disculpas si alguna se ha podido sentir ofendida por mi desaparición. Tengo mi blog medio abandonado, y aunque os leo a todas, no siempre comento. Pero sí, os leo a todas, y estoy al día de vuestros embarazos,  de los avances de vuestros bebés, aunque no comente. No tengo mucho que aportar en estos casos, o eso es lo que siento.

Habrá quien no me entienda, y lo respeto.
Al igual que hay muchas cosas de fértiles, de infértiles, y de la sociedad en general, que yo no entiendo las respeto. Porque si algo tengo claro, es que hay que vivir la situación, y el momento, para entender.

Y hay gente que ofende sin querer hacerlo, y hay quien por mucho que lo intente, es incapaz de ofender.

Estas han sido mis reflexiones dominicales, seguro que muchas no lo entendéis, pero solo os pido respeto.

Seguiré informando.

viernes, 3 de octubre de 2014

EL SILENCIO

Es curioso que después de publicar la entrada de las cincuenta cosas sobre mi, me diera cuenta, que quedó mucho por decir!
Es curioso también, que de cincuenta cosas, lo que más llamara la atención es mi odio al huevo y mi miedo a los pelirrojos, jeje.

Me gusta mucho el silencio. No soy de esas personas que están en casa con la radio o la televisión puesta para tener música de fondo. No, yo prefiero estar en silencio. La verdad que mi barrio es bastante tranquilo en general, así que puedo disfrutar de este silencio, excepto estos últimos días, que estamos rodeados de obras por todas partes.

Cuando salgo a pasear o a correr, no me pongo los cascos. Prefiero disfrutar de los ruidos que me ofrece la calle, el sonido del mar, las gaviotas, los niños corriendo, otros corredores que me pasan o con los que me cruzo... Creo que al tener que correr sin gafas, necesito el resto de los sentidos al mil por cien. Pero para mi, salir a la calle con cascos, me aisla demasiado.

No soy muy habladora tampoco. Soy de la opinión, de que si no tienes algo que decir, mejor no decir nada. A veces, ese algo que hay que decir, puede molestar, o no estar de acuerdo con el resto, así que también me callo, que tampoco me gustan los conflictos.

Disfruto mucho en el silencio de la compañía. Creo que poder estar con una persona, marido, amiga, madre... y estar en compañía y en silencio, es de las mejores sensaciones del mundo. Es tener una complicidad asombrosa. No hay necesidad de hablar, de llenar esos huecos con nada. Estamos tú y yo, no hace falta nada más.

Pero hay un silencio que no me gusta y que se ha dado esta semana en varias ocasiones. Es el silencio incómodo, el silencio "ups, ahora qué digo?". El silencio que se crea cuando alguien me pregunta: tienes hijos?
Se ve, que solo hay dos respuestas correctas, sí, o uy no, no, paso.
Antes utilizaba esta segunda. Ahora no, porque ahora si tengo que decir no puedo, lo digo. Y si no, que no pregunten tanto.
Mi respuesta antes tienes hijos es un no, rotundo. Y a continuación, viene el silencio...



Seguiré informando.

lunes, 29 de septiembre de 2014

50 COSAS SOBRE MI

Tengo el blog abandonado, mi inspiración sufre una seria sequía, y los ánimos andan un pelín bajos últimamente. Así que, para que no os olvidéis de mi, me he animado a contar unas cosillas sobre mi. La mayoría ya las sabéis, pero como anda gente nueva por aquí, así unas lo recordáis y las otras me conocéis un poquito más.

1.Aunque no creo mucho en los horóscopos, soy acuario de manual. Marido también es acuario, aunque somos como el día y la noche.

2.Nací un viernes, que ni mi madre me esperaba. Soy la pequeña de tres hermanos, la única chica.

3. Llevo gafas desde los tres años. A los siete me operaron de estrabismo. Aún así, no he conseguido quitarme las gafas y esto cada vez va a peor. Tuve una temporada que usaba lentillas, pero de repente, mis ojos las rechazaron y tuve que volver a los anteojos.

4.Aprendí a leer con tres años, gracias a la ayuda de mi hermano mayor y de que me aburría cuando ellos se iban al cole. Se me quedaban las cosas muy fácil en el cole hasta el insitituto. No me he matado nunca a estudiar, con atender en clase, me era suficiente. Llegó la pavitis, y todo cambió.

5.Desde los tres años también le pedía a mi madre una guitarra. Me compró todo tipo de instrumentos de juguete, que no me satisfacían en absoluto. La conseguí en la comunión. Poco después, empecé a estudiar solfeo, y piano, y todo lo que acompaña (coral, armonía, historia....). Sin embargo, mi madre decidió que no tenía salida y cuando me puse a trabajar lo dejé. No he vuelto a tocar.

6.Me encantaría poder enseñarle a mi hijo algún día a tocar el piano y quiero aprender además, violín y flauta traversa.

7.A pesar de terminar el insituto con nota, y del acoso y derribo de mi madre y mis profesores, me negué a ir a la universidad. Algo de lo que me arrepiento enormemente. Fue básicamente por dos razones, tenía un novio con el que estaba atontada, y me daba mucho miedo no adaptarme.

8.Soy tímida, vergonzosa y antisocial. (aunque algunas opineis lo contrario). Me cuesta mucho hacerme a la gente, a los grupos nuevos. No cuenta si llevo media vida blogueando o guasapeando, porque es como si ya os conociera! A veces me da pena no tener más grupos o más vida social. Pero se me pasa rápido. Vivo feliz así, tranquilita, a mi rollo, con mi vida, y marido, afortunadamente, es muy parecido a mi en esto.

9.Tengo pocas amigas, pero son AMIGAS. Las veo poco, algunas porque están lejos y otras por el día a día. Pero igual que ellas saben que si me necesitan vuelo, sé que si las necesito, no van a fallar.

10.Tengo mucha paciencia, aunque soy algo rencorosa. Si alguien me falla o me decepciona, apaga y vámonos.

11.Me casé por primera vez muy joven, con el que pensaba que sería el hombre de mi vida. Estaba muy equivocada, me salió rana el príncipe. A los 24 años estaba divorciada. Es una de las mejores cosas que me han podido pasar. Descubrí una parte de mi, desconocida para todos.

12.Me casé por segunda vez, hace casi dos añitos. Para mi ha sido la única boda, la verdadera. Todavía me emociono al pensar en ese día.

13.No tengo miedo a que marido me falle, se vaya, o me la pegue. Pero tengo miedo a que falte, no por quedarme sola, por quedarme sin él.

14.También me preocupa bastante que a mis padres les pase algo. Desde que en agosto falleció el padre de mi amiga M, el miedo a que mi padre se vaya es algo irracional. No sé qué sería de mi vida sin él.

15.Tengo una sobrina y ahijada. Tiene casi nueve años y se está poniendo algo impertinente. Cada vez empieza antes la pavitis?

16.En febrero nacerá un nuevo sobrino, esta vez por parte de marido.

17.Soy muy emotiva, lloro con facilidad, ya sea de alegría, ilusión, o tristeza. Cada vez con mayor facilidad. En esto he salido a mi padre que llora hasta con los dibujos animados. A mi madre le he visto llorar en toda mi vida dos veces, en mi primera boda (algo que ocurrió que es largo de contar), y cuando recibimos la noticia de la enfermedad de mi prima Marta.

18.Marido no entendía esta facilidad mia para llorar, pensaba que mi intención era dar pena. Ahora sabe que no, incluso él se ha emocionado más de una vez conmigo.

19.Me encanta leer. A mi dame un buen libro y se acaba el mundo. Puedo pasarme horas y horas leyendo, que soy feliz, no necesito nada más.

20.Desde hace unos poquito años, he descubierto que me gusta cocinar y la repostería. Además que me relaja, y dicen por ahí que se me da bastante bien.

21.Soy muy golosa. Me encantan los dulces, el chocolate y las gominolas. Intento evitarlo al máximo, pero me resulta muy difícil.

22.Nunca me ha gustado especialmente el deporte. Era lo que provocaba que me bajara la media. Eso que siempre he sido alta, delgadita y ágil. Pero era un poquito vaga. Ahora, practico yoga, natación, y salgo a correr de vez en cuando. Me hace sentirme bien.

23.Siempre he querido ser madre. Entre una cosa y otra, me puse a buscar con 33 años. Han pasado cinco años desde entonces, tres tratamientos, cinco transferencias con sus cinco negativos, ningún diagnóstico, y un proceso de adopción. Ahí seguimos.

24. Sigo teniendo la esperanza del milagrito.

25.Sueño mucho. Dicen que todos soñamos, pero yo me acuerdo de mis sueños. Son muy reales. También tengo muchas pesadillas, despierto a marido con mis gritos. El intenta calmarme, si no me despierta, no recuerdo nada.

26.Siempre me ha gustado escribir. A los siete años me dieron mi primer premio en el cole. Escribí un cuento que después mandó mi madre a la radio. Creo que fue la primera vez que sentí lo que era emocionarse (y no llorar por una rabieta).

27.Tengo en mente dos novelas y un par de cuentos para mi niño de país muy lejano. Está en mi mente todo todavía.

28.Me encantan los animales. Tengo solo una gatita porque vivimos en un piso. El día que consiga una casa con jardín o piso con terraza, añadiré al menos un gato más y un perro.

29.Me encantaría poder tener una casa grande, con mucho terreno para tener mi propia huerta, mis flores, mis árboles, y muchos animales, que no mataría para comerme.

30.No soy vegetariana pero apenas como carne, no me gusta. No me gustan tampoco los huevos, ni fritos ni en tortilla, ni la idolatrada tortilla de patata.

31.Soy contradictoria. Como ejemplo, no me gusta el bacalao, ni frito, ni al pilpil ni historias de esas, pero mis croquetas preferidas son las de bacalao.

32.Soy muy impulsiva. Aunque estoy aprendiendo a pensar antes de actuar. Soy de la opinión que mejor arrepentirse de lo que has hecho, que de lo que no.

33.Me gusta el lugar donde vivo, es un pueblo pequeño y tranquilo. Pero no me importaría mudarme a un lugar más cálido. Para esto hay que convencer a marido, que está casi casi, y esperar a que venga mi niño de país muy lejano.

34.No termino de encontrar mi vocación. Trabajo de lo que he estudiado y termino aburriéndome. Dejé en febrero un trabajo fijo, porque me tenía el jefe hasta el gorro y necesitaba un cambio. Sigo buscando mi camino.

35.No soy nada creativa, y me da mucha pena. Sin embargo, soy capaz de copiar lo que sea, si me pongo. Siguiendo un tutorial, una receta, un patrón, me van saliendo las cosas. Creatividad cero.

36.Pensaba que contar cincuenta cosas iba a ser más fácil, me está costando.

37.Empezar a escribir un blog, ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. Aparte de encontrar una forma estupenda de desahogarme y encontrar a gente que está pasando por lo mismo que yo, he conocido a gente estupenda, que espero se queden a mi lado mucho mucho tiempo.

38.No he sufrido nunca de ningún fenómeno fan, hacer cola para ver a alguien, o gritar histéricamente, empapelar mi cuarto de posters... Pero desde los dieciséis años sigo a Alejandro Sanz, y he ido a varios de sus conciertos.

39.No me gustan las aglomeraciones, los lugares muy saturados, con mucho ruido, así que cada vez participo menos de las fiestas de mi pueblo.

40.No me gusta que me griten. Yo no grito, nunca. Las cosas se pueden decir suavemente. Ni siquiera cuando el que grita está de broma, de cachondeíto... no, me bloqueo con los gritos.

41.Soy muy friolera. Duermo en pleno verano con el nórdico. Además, necesito sentir peso sobre mi cuerpo, especialmente sobre la tripa. Puedo dormir sin pijama, pero con el nórdico. Y sí, marido todavía duerme conmigo!

42.Me gusta mucho viajar. No he tenido muchas oportunidades de hacerlo. Conocer París y Nueva York, fueron dos sueños cumplidos.

43.Me dan miedo los pelirrojos. Mi querida Alter me hizo saber que esto tiene un nombre: Rutilofobia. Pues eso, que me dan miedo, sobre todo los niños pelirrojos. Con los adultos, lo paso mal, pero si veo a un niño, puedo echar a correr. Marido tiene parientes muy cercanos pelirrojos, él casi lo es. Creo que mi cuerpo ha bloqueado la posibilidad de traer al mundo a un pelirrojo...

44.Mi abuela paterna murió con Alzheimer. Mi abuela materna, lo tiene también. Teniendo en cuenta que puede ser hereditario, que afecta más a las mujeres, que se salta una generación y lo tengo por parte de padre y madre, pues tengo todos los boletos. Me daría mucha pena olvidarme de ellas.

45.Mi nombre es raro. Bueno, ahora es más oido, de pequeña no tanto. Me paso la vida deletreándolo y ni mi padre sabe pronunciarlo. Me gusta el apodo que me puso mi padre de pequeña, que todavía me sigue llamando así. Pero tenía claro que si tuviera hijos, les pondría nombres sencillos y fáciles de pronunciar.

46.Desde muy joven tenía claro los nombres de mis hijos, sobre todo el de niño, porque siempre he querido un chico. Ahora, tengo claro que aunque lo consiguiera, no se lo pondría. Es como que ya no pega, como que le he cogido manía, no sé explicarlo, pero no veo a mi niño llamándose así.

47.Poco después de dejar mi trabajo, en un año de cambios, me di un buen corte de pelo. Estoy encantada, porque además de cómodo, toda la gente me dice que estoy muy guapa. Y esto, a quién no le gusta?

48.Este está siendo un año duro y de cambios.

49.Soy creyente. No creo en la iglesia como institución, ni en el papa, por muy enrollado que parezca ser. Pero me da paz y consuelo pensar que alguien vela por mi. No rezo a diario, ni voy a misa. Pero sí, creo en un ser superior.

50.Por consiguiente bautizaré a mi niño. Me emociono al pensar en cuando llegue ese momento. Tengo un texto casi preparado, y eso que todavía queda...

Bueno, y al final, se me quedaron cosas sin contar.

Seguiré informando.

domingo, 21 de septiembre de 2014

ANIVERSARIOS PARA OLVIDAR

En septiembre empezamos la búsqueda. 
Y hoy hace cuatro años, nos encontramos cara a cara con la infertilidad.
Han sido cuatro años duros y dolorosos.
De muchos médicos, pruebas, lágrimas, esperanzas y más lágrimas. Facturas astronómicas, prioridades y cambios.

Hoy por hoy, casi me he reconciliado con la vida y conmigo.
Porque lo que me ha dado la infertilidad, ya no me lo quita nadie: experiencia, aprendizaje, aceptación y empatía.
He descubierto la parte más dulce de marido, y a un monton de grandes personas que apoyan y comprenden. 

He hecho amigas, de las de verdad, de las que están ahí para hacerte reir y te abrazan cuando lloras. De las que respetan tu espacio, pero corren a invadirlo cuando las cosas están feas. De las que hacen cientos de kms para unas horas y un abrazo. De las que te abren las puertas de sus casas y de sus corazones. 
De esas, que yo pensaba que no existían, pero están. 

Sin embargo, hay días como hoy, en los que vuelve con fuerza a golpearte el estómago.
Me despierto con una pesadilla en la que pierdo mi embarazo de siete semanas. Y grito de dolor en sueños, y lloro de dolor despierta.

Y son los días como hoy, cuando vuelven a mi cabeza tantas preguntas sin respuesta. Por qué a mi? Por qué yo? Por qué? ...

Seguiré informando.

jueves, 11 de septiembre de 2014

DE ENTREVISTAS Y JETAS

Llevo en el paro desde marzo.
Solicité la baja voluntaria de un trabajo que me estaba quitando la vida.
He necesitado un tiempo para limpiar, y en cuanto he retomado las fuerzas, he iniciado la búsqueda de un nuevo empleo.

En todo este tiempo, he tenido solo tres entrevistas.

La primera, era para regentar una panadería-pastelería. El trabajo me atraía, no veía un impedimento tener que hacerse autónoma (ya lo he sido anteriormente), si además, te dejaban el negocio listo para abrir la puerta y empezar a trabajar.
Entonces, es cuando viene la letra pequeña. Había que hacer cargo de la obra, lo que supondría unos 10,000 euros que la empresa financiaba amablemente.
La panadería sigue cerrada.

La segunda, era para un trabajo de administrativo. Acudí a la cita, y me encuentro con un montón de gente esperando para lo mismo que yo, con un tipo descarado y prepotente diciendo chorradas,  y con un trabajo que repentinamente, se había convertido en comercial de energía a comisión.
No entré ni a la entrevista.

Y la tercera, era para un tienda de ropa. La primera entrevista con el que podría ser mi jefe fue bien. Se notaba que le había causado buena impresión, me contó en qué consistía el trabajo, qué marcas trabajaban, etc.
Me dice que le gusta mi perfil y que si estaría interesada en ser encargada.
Cuando le pregunto condiciones, me dice que él no lleva esos temas, que le dirá a la chica de administración que me envíe un mail.

A los dos días, me llama para informarme que cuentan conmigo y que me volvería a llamar cuando supiera qué día empezamos. Todavía no he recibido un mail.

Me llama la semana pasada, que se retrasa la cosa, pero que siguen contando conmigo. Sigo sin saber condiciones.

Recibo otra llamada este lunes, que parece que la cosa va en marcha, que quedamos el martes, para conocer a mi compañera y para solventar dudas. Nada de las condiciones.
Estamos a martes, mi compañera es maja, de mi edad. Nos tomamos un café. El habla, habla y habla... de lo que quiere, lo que necesita, las exigencias, el mercado, las prendas.... Que nos llamará la de administración por la tarde para pedirnos la documentación. Cuando nos tocaba a nosotras preguntar, recibe una llamada de teléfono y sale pitando.

Por la tarde me llama la de administración, le pregunto condiciones. Que ella no lo sabe (¿?), que habla con la gestoría, pero que por las horas que son ya no estarán, y que al día siguiente a primera hora, sin falta me lo manda por mail.

Estamos a miércoles. Hemos quedado en la tienda, para recepcionar mercancía, colocar y limpiar. Estamos sin contrato, no he recibido el mail, y le volvemos a preguntar a nuestro futuro jefe. El insiste en que no sabe, que la de administración le dice que depende de lo que nos retengan... Le digo que nos diga el bruto y ya nos vale.
Esta conversación la tenemos dos veces en la mañana, porque la de administración sigue sin dar señales.

Cuando nos vamos, mi compañera y yo hablamos un momento. Hay muchas cosas que nos mosquean, pero sobre todo, tanto secretismo y tantas evasivas. Algo no huele bien.
Teníamos que ir hoy a terminar de limpiar y ordenar, ya las dos solas. Entonces, le digo que por la tarde volveré a hablar con la de administración, y que la tengo al corriente.

Por la tarde, mando un mensaje a la de administración, muy educadamente que mis padres lo han hecho muy bien, pero que necesito saber ya las condiciones, que el viernes empezamos a trabajar, y no tenemos contrato y no tenemos ni idea de cuál va a ser el sueldo, los pluses y condiciones en general.

Un poco más tarde, me llama el que iba a ser mi jefe. Palabras textuales: me ha sorprendido mucho tu mensaje, esto es que en todos estos días no has entendido absolutamente nada, estamos hablando de seriedad. No hace falta que vuelvas.

Sin tiempo a responder, porque me cuelga. Me quedo sorprendida, indignada, cabreada, pero sobre todo, liberada, porque las cosas que olían mal, han saltado antes de tiempo. Y no ha hecho falta mucho para ver su lado oscuro. Afortunadamente, antes de firmar nada.

Para cuando le voy a avisar a mi compañera, me llama ella diciendo que el tipejo este le ha llamado, que está indignado de tanta presión, pero que no se preocupe que el viernes tiene otra compañera.
Esta mañana, me ha mandado un mensaje para decirme que le ha mandado a la porra, que no le ha parecido nada bien esta forma de actuar y que es todo muy raro.
Le ha costado mucho tomar la decisión, porque su situación era complicada. Pero ha preferido eso a aguantar tonterías.

Con razón buscaban personas adultas, serias y responsables, y añadiría sumisas. Porque en principio, si alguien con 40 años busca un trabajo es porque realmente lo necesita. Y con eso juegan, con la necesidad de la gente para abusar de ellos.
Yo no soy muy protestona, y sobre todo, soy muy educada. No me había quejado de nada, simplemente, quería conocer mis condiciones, que creo que deberíamos de haberlas sabido mucho antes.

Lo triste, es que hay gente que lo aceptará, porque lo necesita, y así entramos en el juego, de los jetas contra los necesitados. Y cada vez los sueldos más bajos, y las condiciones más precarias.

Que yo sepa, la esclavitud fue abolida hace siglos.

Seguiré informando.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

ESTA VA POR TI

Marta es mi prima pequeña, la pequeña de once primos, la pequeña de la familia.

Marta cumplió en junio 18 años. Se le hizo una fiesta por todo lo alto, la causa bien lo merecía.

Marta vino a este mundo, a esta familia, a enseñarnos una gran lección, o quizá más.
Porque Marta tiene síndrome de Down, y desde el primer día hemos aprendido de ella.

Marta es cariñosa y alegre, cabezota y terca, la reina de las fiestas, la alegría de todos, la niña de mis ojos.

Marta consigue lo que se propone, con esfuerzo y lucha, o con mimos y ruegos.
Así aprendió a leer, a escribir, a tocar el piano y a montar a caballo.

Marta es grande. Es un corazón puro sin maldad, pero con mucha picardía.

Marta adora la fiesta, nuestra fiesta, y saluda orgullosa a su padre abanderado.

Marta conoce a todos, a todos saluda y con todos habla.

Marta sonríe mientras todos nos rompemos por dentro.

Marta, mi martuki, la niña de mis ojos, tiene leucemia.

Fuerza cariño, mucha fuerza!

Seguiré informando.