sábado, 23 de enero de 2016

YO TENÍA UN BLOG...

No sé cuántas veces me he enfrentado ya en los últimos días a esta página en blanco, y no he sido capaz de rellenarla.

Sólo paso para deciros que sigo viva.

La verdad, que podría contar un montón de cosas, estoy metida en varios proyectos ilusionantes, pero, no quiero contar nada hasta que esté todo en marcha, por miedo a que se gafe.

También podría contar que estoy bien, que estoy en un momento bueno, que las navidades fueron durísimas, pero desde entonces, no he hecho más que subir. Y que miro la vida de otra manera, con otros ojos, y que sólo quiero comérme la vida a bocados.
Pero esto, ya lo he contado tantas veces, que después viene el bajón y es cada vez más duro.
Así que sí, ahora estoy bien. Hoy, estoy bien.

A ratos me da pena, me acuerdo de vosotras, de las que escribís, las que me seguís... Y siento que os he abandonado. Pero la verdad que no encuentro el momento de meterme a leeros, tengo tanto que hacer antes de sentarme a leer!

En fin, que sigo viva, que os echo de menos aunque no lo parezca, que nunca voy a poder dejar de lado todo lo que me ha dado este blog, que es muchísimo.

Y que me ha quedado un churro de entrada, pero sentía que os lo debía.

Seguiré informando...

miércoles, 9 de diciembre de 2015

UN MES DESPUÉS...


¿Pensabais que me había olvidado de vosotras?
Pues aquí vengo, con el sorteo. Sí, lo sé, sé que me he retrasado y no he cumplido las fechas, pero bueno, más vale tarde que nunca.

Pongo la lista de las que participáis. Algunas no me lo indicasteis explicitamente, pero me tomo la licencia de añadiros a la lista.

-Soñadora
-Rocío
-Irene y Umpa Lumpa
-Mismellis
-Matt
-Simplemente yo misma
-Anusca
-Mo
-Nenica
-Mamá de Parrullín
-Dibujos de Nube
-Irene
-Inés Inesita Inés
-Mi alter ego
-Batallitas de mamá
-Bedabita
-La hobbita
-Mar

No me lo puedo currar tanto como Irene, porque mi gata no es muy participativa, jeje. Así que he utilizado Sortea2, como todas las veces que he preparado un sorteo.

Y la ganadora del sorteo es....


Por si no se ve bien, Simplemente yo misma! Felicidades!!

Cuando puedas, me envías un mail con tu dirección a estrellasenlosojos@gmail.com

Gracias a todas una vez más por estar ahí.

Seguiré informando.

lunes, 23 de noviembre de 2015

DECEPCIONES...


Una de las cosas de las que nadie se libra en esta vida, es de las decepciones.

Recuerdo algunas de pequeña, como aquella vez que me había pedido una tricotosa para los Reyes y, la verdad, ni recuerdo lo que me llegó.

Las amigas que van fallando, porque la otra niña baila mejor o vive más cerca de su casa.

Por supuesto, en la adolescencia, el primer amor, o ese amor no correspondido. Aquello se vive como una verdadera catástrofe. Ains, ojalá los problemas de adultos fueran tan "graves" como los de la adolescencia.

Pero luego, luego empiezan las decepciones serias de verdad.

Soy una persona, que me cuesta mucho hacerme a la gente, soy tímida y vergonzosa, además de desconfiada. Así que me cuesta mucho que la gente entre en mi vida, pero una vez dentro, por mi se quedan para siempre. Pero no siempre es así.

Y así fue como me decepcionó mi primer marido, y su familia.

Eso sí, una vez me decepciones, ya no vuelvas a buscar mi confianza, porque se habrá perdido para siempre.

La verdad, que me ha decepcionado la vida en general, al ir descubriendo lo injusto y duro que es todo... para algunos.

Me ha decepcionado mi cuerpo, me ha decepcionado la medicina y la ciencia.
Me han decepcionado muchos "profesionales" médicos.

Y me ha decepcionado esa gente que sin esperar a que termines de explicar, sentencian con un "no es para tanto", "cuando te relajes...", o "bueno, pues si no puedes tener hijos no pasa nada".

Me ha decepcionado alguna persona que parecía entenderme, que ha pasado por lo mismo que yo, a la que he sentido cerca y he dado apoyo. Sin embargo, al cumplir el sueño, se ha querido olvidar de todo lo que ha pasado (algo que respeto absolutamente), y de las que hemos estado ahí en sus momentos bajos.

Me ha decepcionado mi cuñada "miss empatía". Porque todavía estoy esperando que me pregunte al menos qué tal estoy.

Y me ha decepcionado la administración, la burocracia, y en concreto dos personas que debían estar para resolver dudas y apoyar en el camino y que nos han abandonado por completo a nuestra suerte.

Y me ha decepcionado Francia como país. Porque aún teniendo un montón de cosas buenas, las malas, han podido y ya pesan demasiado.

Como podéis ver, el titular que le pondría a mi vida en estos momentos es decepción. Aunque añadiría también rabia. Supongo que será una parte del proceso de duelo. Pero a veces, se me hace bola.

Seguiré informando...


lunes, 16 de noviembre de 2015

¿Y DE ESTO PUEDES COMER?


-Sí que puedo, pero no quiero.

Y así, llevo meses y meses respondiendo a la gente, familiares y amigos.
No, no estoy enferma, no tengo ningún tipo de alergia, intolerancia o sensibilidad. Simplemente, he dejado de comer animales, vamos, que soy vegetariana.

Desde luego, los beneficios que estoy obteniendo desde que he cambiado mi forma de vida y alimentación, son mucho mayores, que esos comentarios "graciosillos" y las preguntas desafortunadas.
Pero, en peores plazas hemos toreado, amigos.

Llevo desde junio con este tipo de alimentación. Al principio, fue una sorpresa para algunos, normal, lo entiendo. Aunque yo apenas comía carne, no me privaba de embutidos y pescados.

Marido, aunque me apoya, no gastronómicamente que él sigue siendo totalmente omnívoro, dudaba de que pudiera seguir adelante con esta forma de vida. No tanto en casa, que al fin y al cabo, soy yo la encargada de la cocina, si no, pensaba él, que nuestra vida social, y las salidas de tapas y cenas se habían acabado.
Cierto es que hay lugares en los que es imposible llevarme algo a la boca, aunque siempre se puede recurrir a las bravas, que de esto hay en todas partes.

Pero para sorpresa suya, y mía, no lo voy a negar, hay muchos más sitios de los que pensábamos, que ofrecen algo para que yo me pueda alimentar. Y no necesariamente restaurante bio o vegetarianos, si no, restaurantes y bares convencionales, que supongo, se han adaptado a los nuevos tiempos.

Con mi familia, después de la sorpresa inicial, pues ningún problema. Es más, mi madre se esfuerza cada semana en preparar algo diferente cada vez y elaborado. Mi padre, el pobre no lo entiende, con lo rico que está el cabrito! Pero bueno, él se encarga de pedir un menú diferente, cuando la ocasión lo requiere, para su hija la vegetariana.


Y mi suegra, ay mi suegra!! Solemos ir los domingos a cenar a su casa. Pues todos estos meses, me ha ofrecido una ensalada, cada domingo. Y no creais que innova mucho, lechuga, tomate, huevo cocido y queso. En ocasiones, nueces y/o espárragos. Vamos, lo que viene siendo, alta gastronomía.
Como hasta marido está aburrido de verme comer siempre lo mismo, este fin de semana, le pidió que nos preparara al menos unas croquetas. Pues bien, las trajo de jamón, que se zampó marido con nocturnidad y alevosía.
Luego ella me dice que como muy poco y que estoy muy delgada...

Pero no queda ahí la cosa, en un momento en el que hablábamos sobre las próximas fiestas navideñas, me pregunta a ver si voy a dejar la dieta. La miro asombrada, porque no estoy a dieta. Y le pregunto, qué dieta. Me responde, que es muy triste comer ensalada en nochebuena, que si toca cordero... Marido y yo nos echamos a reir. Y le dije que ni hablar, que esto no es una dieta, y que no pienso comer cordero. Pero, le ofrecí así a bote pronto, un listado de posibles menús, de los fáciles, sin mucha elaboración. Y a ver si toma nota y el próximo domingo me sorprende con alguna de esas opciones.

Como anécdota, otra más, el viernes pasado fuimos al pintxo-pote. Se ha puesto de moda por aquí, un día a la semana, ofrecer una consumición y una tapa por un buen precio. Sí, lo sé, en otras partes de España esto es lo habitual, pero aquí no. Aquí los pintxos los cobran a precio de oro, así que, aprovechamos estas promociones para darnos un homenaje.
Vamos al bar habitual, donde nos conocen, y me ofrece las cuatro tapas posibles: lengua en salsa, guisantes con jamón, lentejas con chorizo y pastel de verduras con gambas (uuuyy casi). Le digo que no, le recuerdo que soy vegetariana y, entonces me ofrece otro de los pintxos que están en la barra, ¿bacalao?
Siento que fui algo borde, pero me salió la respuesta del alma, ¿el bacalao es animal?

En fin, paciencia!

Seguiré informando...

PS: os recuerdo para las que estáis por ahí perdidas, que la semana pasada cumplió el blog 5 añazos y hay en marcha un sorteo. Si me queréis, apuntarsen!!!




lunes, 9 de noviembre de 2015

UN LUSTRO

Parece que fue ayer, y ya han pasado cinco años de aquella primera entrada.
Han pasado muchas cosas, demasiadas. Pero no tengo ni tiempo ni la inspiración suficiente para hacer un resumen.

Hoy me voy a limitar a dar las gracias.
Gracias a todas las que me leéis, a las que comentáis y a las que no.
Gracias a las que estuvisteis, y aunque ya no andéis por este mundillo virtual, os sigo llevando en mi corazón.
Gracias a las que seguís desde el principio y a las que acabáis de llegar.
Gracias a las que en algún momento decidisteis escribirme un mail para animarme, para desahogaros, o porque mi historia os recordaba tanto a la vuestra.
Gracias a las que habéis querido compartir los buenos y los malos momentos.
Gracias a las que un día decidisteis que queríais conocerme.
Gracias a las desvirtualizadas, a las que solo he visto una vez y a las que os he visto más.
Gracias por esos abrazos, esas charlas, esas cañas y esas cenas.
Gracias a las que decidisteis traspasar la pantalla y entrar en mi vida para quedaros.
Gracias a las que estáis, respetáis mis silencios, limpiáis mis lágrimas y reís conmigo.
Gracias a las que me hacéis partícipes de vuestras vidas y de las nuevas vidas que gestáis.
Gracias a quien se convirtió en algo más que vecina.
Y gracias, a mis supernenas. Sin vosotras, no hubiera sido capaz.

Y para celebrar estos cinco años, he decidido hacer un sorteo.
No hay normas, no quiero conseguir seguidores.
Solo quiero premiar a quienes estáis, de una manera u otra.
Así que me reservo el derecho a decidir quién entra en el sorteo.
Lo haré a final de mes, y esta vez solo enviaré a España o Francia.
A la que le apetezca participar, que me deje un comentario (vale en facebook también)

Seguiré informando...

miércoles, 28 de octubre de 2015

LA EMPATÍA

Según la R.A.E: sentimiento de identificación con algo o alguien. Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

Esto, es junto con el sentido común, los valores que más escasean en esta sociedad.

Creo que no es la primera vez que digo, que a cada uno le duele lo suyo. Y está claro, que hasta que no pasas por algo (accidente, enfermedad, infertilidad, duelo...), no puedes sentir ni entender lo que se siente al 100%. Pero lo puedes intentar.

Me he encontrado con muchas personas cero empáticas.
Me he encontrado, lo que considero más grave, con profesionales de la sanidad, sin ningún tipo de empatía.

Y por supuesto, me he encontrado con madres nada empáticas hacia las mujeres que no podemos, o no queremos ser madres.

Como muchas sabéis, últimamente en mi familia, la natural y la política, las cosas no van bien, por problemas de salud de personas muy cercanas y queridas.

Hace poco comenté en esta entrada, que hubo alguien que consideraba que marido y yo lo llevamos bien.
Hace unos días, esta misma persona, le dijo a mi cuñado (que lleva ocho meses pasando una situación muy difícil), que vaya mala cara tenía.
Mi cuñado se ha echado diez años en ocho meses y ha perdido mucho peso, al verse totalmente trastocada su vida.
A mi jamás se me ocurriría decirle algo así. Porque le veo que tiene mala cara, y que ha perdido la sonrisa y difícilmente saca ese buen humor que le caracterizaba.
Sin embargo, ella, que es su hermano, y agárrate, PSICÓLOGA, le soltó esta lindeza y se quedó tan a gusto. Porque según ella, era para ver si necesitaba ayuda. En fin.

Afortunadamente para muchas personas, se dedica a los recursos humanos y no a la psicoterapia.

Una vez más, hago un llamamiento para que las carreras en las que tengas que trabajar con gente, incluyan una asignatura, obligatoria de empatía.

Yo como infértil, he tenido que tolerar un montón de comentarios desafortunados. Pero cuando llegan de mi madre o hermanos, pues duelen muchísimo más. Aunque ellos lo hagan con toda su buena intención, siempre digo que mejor es callarse y estar, que hablar por hablar.

Además, de esas personas, que tienen los hijos con mucha facilidad, y con la misma facilidad, te intentan convencer de lo que bien que vives, de que no te pierdes nada, o de que adoptes o disfrutes de la vida. También de que no tienes ni idea, cuando llevo seis años leyendo e informándome, no solo sobre las últimas técnicas de reproducción asistida, también sobre educación y crianza.
Que alguien, que a un mes de ir a dar a luz no sepa lo que es el estradiol, un moisés o que no es malo cogerlos en brazos, a parte de muy mala h****, me da mucho miedo. Y pena, por esos niños.

Pero hoy además, vengo a entonar el mea culpa. Porque seguro que en muchas ocasiones, yo también he metido la pata o no me he comportado como se esperaba.

Tengo amigas que han esperado hasta que no podían ocultarlo más, que estaban embarazadas, porque sabían lo que yo estaba pasando.
Otras que en cuanto lo han dicho, lo primero que me han preguntado es cómo estoy, cómo me he sentido.
He visto miradas de vergüenza, de contención, a la hora de darnos una noticia así.
Y he recibido abrazos inesperados, que decían más que muchas palabras.

Sin embargo, la mayoría de las veces, no he sido capaz de celebrarlo ni de felicitarles.
Y eso tampoco es justo.

Porque a mi me duele lo mío, y ellos han entendido mi dolor. Pero yo no he sido capaz de entender su alegría, de compartir con ellos esos momentos tan especiales y esperados. Algunos han visto como me alejaba o dejaba de participar de sus vidas. Y eso, tampoco es justo.

Siempre he predicado que me gusta que me traten como yo trato a los demás. Y sin embargo, aquí he pinchado.

Así que aprovecho para pedir disculpas a todas las personas que han visto como me distanciaba o que no han recibido de mi la respuesta que esperaban.
Y aunque la mayoría han sido en mi vida real, en la virtual sé que también he liado alguna.

Por suerte para mi, todas han sido grandes personas, que como digo, han respetado mi distancia y mi silencio, y sin embargo, siguen ahí. Que he podido participar de los nacimientos de muchos peques con ilusión, y compartir sus lágrimas y sus primeras horas. De algunas primerísimas horas.
Una de mis amigas me invitó a una ecografía. Aunque marido no lo veía muy claro, fue uno de los días más bonitos de mi vida.
Los quiero a todos como si fueran mis sobrinos, y me he jurado a mi misma, que seguiré estando a su lado, y al de sus mamis.

Que a veces duele, sí. Pero más me dolería perderlas.

Seguiré informando...


lunes, 19 de octubre de 2015

RESULTADO DE NUESTRO RETO

Pues sí, ya han pasado los 21 días. Se os ha hecho corto? pues a mi sí, la verdad.

El balance es positivo, no pensamos ninguno de los dos que aguantaríamos, ni que llegaríamos a cumplir, Sí, no nos tenemos mucha fe.

En general no ha sido muy duro. Yo he sufrido un poco más. Marido no es muy de dulces, así que ese sufrimiento era para mi solita.
Los primeros días fueron raros, era como que me faltaba algo. Obvio, había quitado a mi cuerpo de golpe todos los azúcares y grasas saturadas. Porque sí, quien dice chocolate, dice donuts, chetos o todas las porquerías que os puedan venir a la mente.

Pero poco a poco, me fui acostumbrando y no teniendo esos malos ratos. Hasta un día, que me pasé toda la tarde debatiendo si zamparme la bolsa de m&m's que tengo en el armario.

-venga, que no pasa nada. Lo estás haciendo muy bien, por un poquito que le des, mañana recuperas.
-no puede ser, me lo he prometido a mi, a marido y todas las blogueras, no les puedo fallar.
-Bueno, pues un puñadito, total, cuatro o cinco, eso sí que no va a pasar nada.
-Ja, sabes de sobra que no puedes! si empiezas no puedes parar! Y luego te vas a sentir peor!
-Venga, que hoy es un día raro, tienes el día malo y tienes que darte un homenaje.
-Que no, que no puedo. Por qué demonios no habré tirado todas esas tentaciones a la basura antes de empezar la dichosa dieta!
...

Lo superé. Gané.

Lo positivo gana por mucho a estos malos ratos.

Desde el segundo día, noté que marido roncaba menos. Desde que dejó de fumar sus sonatas nocturnas habían prácticamente desaparecido, pero de un tiempo a esta parte, habían vuelto y con más ganas.
Como consecuencia de la falta de serenatas, hemos dormido mucho mejor. Con esa sensación de sueño profundo y despertándonos con mucha más energía.
Sigo soñando, porque esto no hay quien me lo quite, pero solamente he contado una pesadilla, y ni siquiera era tan tremenda.

Como digo, nos despertábamos con más energía, así que han sido menos días malos o de bajón. Y con más fuerza para hacer deporte. Y bastante motivados.
Marido empezó con mucha fuerza esto del deporte, pero poco a poco se fue desinflando. Pero la media ha sido bastante bueno.

El ánimo en general ha estado mucho mejor. Como digo, ha habido algún día raro, y uno muy difícil. Pero me encontraba en general de mejor humor.

Mi piel está estupenda. Hacía tiempo que no me veía la cara tan limpia. Soy de piel grasa y tendencia a granos. Pues llevo 21 días sin ningún grano, excepto uno, pero como me ha salido en la ceja ni se ve.

No nos pesamos el primer día, así que no sabemos la cantidad de kilos.
Marido ha bajado bastante barriguita, vuelve a entrar en sus pantalones y ha corrido un agujero del cinturón.

Mi reto no era tanto adelgazar como comer sano. Pero también he perdido un agujero del cinturón. Que no suelo usar, pero ahora se me caen los pantalones. A pesar de eso, yo sufro de mala circulación y retención de líquidos, por lo que sigo manteniendo mis cartucheras farwest style, que forman parte de mi vida desde el principio de los tiempos, y se ve, que me han cogido cariños. Pero casi casi he conseguido terminar con la dichosa barriga que luzco desde los tratamientos.

Animar al cuerpo y los riñones que trabajen, pues ha significado que todas las noches tenga que levantarme a hacer un viaje al wc, aunque como estoy durmiendo tan bien, pues ni me importa. Porque me levanto casi sin abrir los ojos y vuelvo y recupero el sueño enseguida.

Y lo mejor de todo, 21 días sin dolor de cabeza. Esto, para las que sufrís jaquecas como yo, sabéis lo que significa. Así que solo por esto, continuamos.
Vamos a suavizar un poco, porque estos 21 días han sido muy drásticos, sin apenas hidratos, nada de harinas (que en casa las tomamos siempre integrales), ni fritos, ni grasas tipo queso... Bueno, bastante radical.
Ahora vamos a suavizarla, llevar una dieta variada y sana. Pero, los azúcares y las grasas descartados.
Nos vamos a permitir, si lo necesitamos, o si un día por lo que sea salimos, un día a la semana de "capricho", un extra que pueda ser un dulce, una pizza...

Pero el resto, hemos decidido continuar y hacer de esta alimentación, no una dieta específica de los 21 días, si no, nuestra forma de vida.

Seguiré informando...