viernes, 24 de julio de 2015

ELLAS SON ASÍ...




A es luchadora, terca y fuerte. Es todo cariño, un encanto, un ángel venido a la tierra. Para ella no hay límites, se bebe la vida a sorbos y la disfruta a cada rato. Es imparable! A ella no se le pone nada por delante. Se lanzó a la aventura de la maternidad en solitario, por lo que contará siempre con toda mi admiración. Es dulce, soñadora, independiente y positiva. Ella es así.

L es la sabiduría personificada. Siempre tiene la palabra adecuada, sin tapujos, sin filtros. Con una eterna sonrisa y risa fácil. Un acento que enamora. Es una madre  increiblemente paciente y amorosa. Dice que no sabe de sentimientos, pero a veces no hace falta decirlo para sentirlo. Ella es aventurera, inquieta, y super sociable. Ella es así.

M es pura imaginación y creatividad. El mundo debería de tener más personas como ella. Se implica de tal manera, que hace suyos los problemas de los demás. Tiene un corazón que no le cabe en el pecho y una sensibilidad que alcanza hasta la más mínima cosa. Se hace preguntas que el resto de humanos jamás nos plantearíamos, y tiene un humor surrealista y auténtico. Excéntrica, loca y original. Ella es así.

M es generosa, cariñosa y empática. Es una luchadora, tira con carros y carretas, y aunque ella a veces no se de cuenta, sale vencedora en la mayoría de las ocasiones. Cargada de una infinita paciencia y de un amor incondicional. Rodeada de historias, va creando la suya propia y acompañando a crear otras. Si algo cree, ese algo será. Una madre con mayúsculas. Ella es así.

V es un cielo, dulce y cariñosa. Detrás de su aparente fragilidad, se descubre una mujer fuerte y peleona. Siempre, hasta en sus momentos más duros, tiene una palabra de cariño y de aliento. Con ella, no hay distancias, siempre se le siente cerca. Es inteligente, con una memoria increible, y una sensibilidad muy especial. Ella lo deja todo por los demás. Y daría la vida por sus pequeñas. Ella es así.

Habría más, pero hoy va por ellas, por mis supernenas.
No se pueden hacer una idea de la gran ayuda que significan para mi . Encontrando un rato de sus ajetreadas vidas, para escucharme, animarme, apoyarme, llorar conmigo o prepararme una gynkana. Mi vida ya no tiene sentido sin ellas. Que formamos un equipo está claro. Lo que no sé si tienen tan claro todo lo que les agradezco que estén ahí.
Y como no tengo otra forma de hacerlo, me apetecía darles este pequeño homenaje. Así, en público.
Que todo el mundo se entere de las sorpresas que nos puede deparar la vida virtual, y lo increible que puede llegar a ser la amistad.

Nenas SUS QUIEROOOOOOOOO!!!!!!!

Seguiré informando...

martes, 21 de julio de 2015

L'ADOPTION - ULTIMAS NOVEDADES

Leí hace poco, no recuerdo dónde, a una chica que decía que los tratamientos de fertilidad le parecían una tortura, que había sufrido mucho, y que la espera de adopción la estaba disfrutando.

Pues ojalá yo pudiera decir lo mismo. La espera es larguísima, en ocasiones desesperante. Y además, nos encontramos con trabas y problemas, que no permiten que consigamos relajarnos y disfrutar.

Estos últimos meses ha habido movimiento.
No sé si os hablé del número que teníamos asignado, y que cada mes, mirábamos a ver si había bajado o se había estancado.
Cuando obtuvimos las claves para conectarnos a la web de la AFA (Agencia Francesa de Adopción), estábamos en 189. Mes a mes, iba bajando, despacio, mucho más despacio de lo que nos gustaría. Pero por suerte, ningún mes se estancó. Siempre bajó aunque fuera lento.

Nos habían informado que en cuanto llegáramos al 50, aproximadamente, habría noticias. Y si llegábamos al 30 y no nos habían contactado, nos pusiéramos nosotros en contacto con ellos.

El pasado mes de abril, bajamos de 100. Para nosotros ya fue motivo de celebración! Sí, celebramos cada avance, porque ya vendrán los tropiezos a ponernos los pies en el suelo.

Pues bien, al llegar a 92, de repente empieza el movimiento. Recibimos un mail, una llamada y desparece el número, ya hemos pasado una etapa.

Después de una larga conversación telefónica, nos informan que ya tenemos región asignada! Tchelyabinsk!! Otra vez a celebrar.

Resultado de imagen de chelyabinsk meteor

                                                Por allí cayó un meteórito el año pasado.

Y ya tenemos algo más concretado, además de una cita para unas jornadas para adoptantes en Rusia, en junio en París.

Para estos encuentros, tenemos que preparar algunos documentos. Estamos emocionados, ilusionados. Siempre quisimos volver a París, y qué mejor motivo que este!

Pasamos dos días en París de reunión en reunión. Nos hablan psicólogos, asistentes sociales, médicos, padres adoptantes, de la espera, los viajes, el antes, el durante, el después. Nos muestran pros y contras, problemas que puedan surgir, y como enfrentarlos.
Pero sobre todo, nos animan un montón. Sentimos a gente muy empática, que hacen su trabajo con gusto, sabiendo lo que tienen entre manos, apoyando, respetando,entendiendo los miedos y animando.

Y volvemos de París con mucha fuerza, y con un montón de deberes que hacer, papeles, fotos...
También nos dan el contacto de nuestra coordinadora en Rusia. Una chica que estará para ayudarnos en el proceso, y que hace de intermediario y de intérprete.

Le mandamos un mail para presentarnos, nos responde rápido y parece también simpática.

Y entonces, surge un nuevo problema. Somos españoles.
A pesar de llevar media vida viviendo en Francia, de tener todos nuestros documentos respecto de la residencia en regla, pagar impuestos, etc., nunca se nos había ocurrido solicitar la nacionalidad.
Y ahí es donde surgen las dudas. Porque en principio no habría problema para seguir con la preparación del dossier y llegar a la asignación. Incluso ir a conocer al peque. Pero, a la hora del juicio, el juez podría dictar una sentencia desfavorable.
Hay dudas de en qué consulado o embajada inscribiríamos al pequeño, y sobre todo, les preocupa que por alguna razón (bastante improbable para nosotros) volviéramos a España, y el niño no tuviera el seguimiento necesario, y obligatorio hasta los 18 años.

Mientras esperamos que nuestra coordinadora plantee nuestra situación en el ministerio, el juez que lleva las adopciones en la zona muere. Hasta agosto no se incorpora la sustituta.
Desde París siguen de cerca nuestro caso, y en ningún momento nos han dejado de lado.
Y siguiendo su consejo, pues hemos empezado los trámites para solicitar la nacionalidad francesa.

Esto nos va a llevar algo más de tiempo.
Han sido días de muchos altibajos, de desesperación, lágrimas, ganas de dejarlo todo, volver a plantearnos la ovo, y sensación de no poder más, de no tener más fuerzas, de estar agotados.

Sin embargo, una vez más, hemos conseguido dar la vuelta a la tortilla, nos hemos agarrado fuerte y hemos seguido caminando.

Las otras opciones son, esperar a juicio y arriesgarnos a que el juez diga que no nos da el niño, o iniciar trámites en otro país, lo que sería volver a empezar de cero.
Así que de momento quedan descartadas.

Y bueno, nos hemos encontrado en pleno verano, así que conseguir papeles es difícil. Muy difícil. Y además, el examen de conocimientos de la lengua francesa, que tenemos que pasar para la nacionalidad, no será hasta septiembre.

Así que, mientras esperamos noticias de Rusia, seguimos con más papeleo, sin prisa pero sin pausa. Disfrutando del estupendo verano que está haciendo por aquí. Y rezando para que todo se vaya resolviendo con rapidez y en positivo.

Seguiré informando.

jueves, 16 de julio de 2015

VOLVIENDO...

Hola! Hay alguien ahí?

La verdad que no sé ni por dónde empezar.

Antes de nada, pedir disculpas por mi desaparición. Me largué a la francesa, nunca mejor dicho. Y aunque no era mi intención, me vi superada por las circunstancias, y no supe hacerlo de otra manera.
Debo aclarar que, durante este tiempo, el blog ha estado completamente cerrado. No he escrito nada, ni tenía ningún invitado. Se cerró, necesitaba desaparecer y así lo hice.

Aprovecho para dar las gracias a todas las personas que me habéis buscado o lo habéis intentado. A los mensajes, mails, guasaps... Sin juzgar, sin preguntar, solo enviando ánimos y respetando mis silencios.
Gracias a todas las que, de una manera u otra, habéis estado ahí.

Y sobre todo, muchísimas gracias a ellas, a las Supernenas. Sin ellas nada sería igual. Todo lo que pueda decir se quedaría corto, pero doy gracias cada día a la vida por ponerlas en mi camino.
Os quiero nenas!

Y aunque por aquí no se deja a caer, gracias a marido por estar, por agarrarme y ayudarme a levantar. Por seguir a mi lado, a pesar de todo.

Y nada, que he vuelto. Con fuerzas renovadas y con mil historias que contar.

Con vuestro permiso, por aquí me quedo.

Seguiré informando...

miércoles, 8 de abril de 2015

DOS MESES

Hoy A cumple dos meses. A. es mi sobrino.
A. vino a este mundo una semana antes de lo previsto.
Y nació el 8 de febrero, pequeño, calvito y sano.
Nació tan solo un día después de mi cumpleaños. Este año yo no tenía ganas de celebrar, y A. colaboró sin saberlo, en un nuevo enfrentamiento entre el tiempo y la infertilidad.
A. no fue un bebé buscado aunque sí deseado. Y llegó a un hogar que deseaba darle una familia. Esa que ni su padre, ni su madre, por diferentes circunstancias, pudieron tener.

A. nació el 8 de febrero. Fuimos marido y yo al hospital el día siguiente a conocerlo. Y salimos con el corazón apretado y lágrimas en los ojos. 
Su madre no nos dejó tocarlo. Su padre nos miró con cara de pena. Esa cara que pone la gente que es feliz, pero saben que tú no puedes serlo. Esa cara.
Salimos de allí pensando que no podríamos disfrutar de él todo lo que nos gustaría.

Pero la vida es injusta, y no solo con nosotros.
A. nació el 8 de febrero y el 18 su madre fue llevada de urgencias al hospital. Todavía no ha vuelto a casa. Y lo que queda.

Aquel día A. tuvo que aprender a tomar biberón, a conocer otros brazos y escuchar otras nanas.

Desde entonces, no hay día que no veamos a A. Ironías de la vida. Lo cogemos, lo achuchamos. Nos ha tocado pasar noches, darle bibes y cambiar pañales.

Hoy A. cumple dos meses y es un niño sano y feliz.
El sigue creciendo sin su madre.
Nosotros volvemos a casa cada día con los brazos vacíos.
Nuestra casa parece cada día más grande.
La vida parece cada día más injusta.

Seguiré informando.

domingo, 1 de marzo de 2015

TODAVÍA NO VUELVO...

"No hace falta que lo hayas vivido antes para reconocerlo, no es necesario. Hay un instante, un hecho, un gesto, una llamada, una palabra que lo cambia todo. Y cuando ocurre, cuando llega, cuando es pronunciada, rompe el timón con el que habías creído gobernar tu vida y arrasa los ilusos planes que habías ideado para el mañana mostrándote la realidad. Que todo lo que parecía firme no lo era, que todas las preocupaciones de la existencia son absurdas, porque lo único absoluto y total es el caos que te obliga a doblegarte sumiso y humillado...."
Ofrenda a la tormenta (Dolores Redondo)


Y cuando estás en la cuerda floja, sosteniéndote con gran esfuerzo y fingiendo que todo va bien, llega. Seguro que es algo sin importancia, algún hecho tan nimio que, para muchos pasa desapercibido, pero para ti no. 
Puede ser la Navidad que te aplasta con tus faltas.
Puede ser un cumpleaños, ni siquiera es necesario que sea el tuyo, o sí, que te demuestra sin piedad, que el tiempo sigue pasando y todo sigue igual. Que aquellos que ahora están, igual pronto dejen de estarlo y que tú, ya no eres la misma, porque ha pasado el tiempo, pero a su vez se ha detenido en un deseo. Un deseo tan fuerte que no puedes respirar, que te oprime el pecho y te borra la sonrisa.
Puede ser el nacimiento de un bebé, que recibes con alegría pero rota por dentro. Porque la infertilidad se planta delante de ti y se carcajea. Mientras tú eres consciente de que ya no queda nadie, que las demás lo han conseguido y tú sigues ahí, vacía, sin fuerzas ya para seguir luchando. Y ya nadie te pregunta cómo estás o cómo lo llevas, porque todas las conversaciones derivan en lo mismo, eso que a ellas tanto les emociona y a ti tanto te destroza.

Y a pesar de todo te levantas, una vez más. Y te dices a ti misma que lo vas a hacer, lo vas a conseguir, tienes que ser feliz, aquí y ahora. Y te agarras fuerte a quien te acompaña, que no consigue ayudarte a salir, empujándole a él a tu agujero negro.
Pero a pesar de todo, te levantas una vez más. Y lo haces, pides ayuda y luchas. A poquitos, sin exigirte mucho pero sin dejarte de exigir.

Y entonces sales a la superficie, asomas la naricilla y ves que ahí también se puede respirar. Que hay luces de colores, que hay aromas dulces y sabores deliciosos. Y quieres empezar a probarlos y disfrutarlos. A poquitos, sin empacharte, saboreando cada instante.
Pero la vida te tiene guardada una nueva sorpresa, porque ha decidido que todavía no es el momento de salir y te pone una losa en la cabeza para que vuelvas a tu agujero, qué osadía haber intentado escapar! 
Y te ratificas en tu idea de que la vida es muy injusta, mucho. Y dolorosa.  Y te ves dando fuerzas cuando tú no las tienes y te ves asumiendo una responsabilidad que en estos momentos te viene muy grande. 
Pero lo haces, por él, por ella, por ellos...

Y a pesar de todo, me levantaré.

Seguiré informando.

domingo, 14 de diciembre de 2014

COMO GESTIONAMOS TODO ESTO




Ya hace un tiempo que tengo el blog medio abandonado. No es que no tenga cosas para contar, pero no encuentro el momento, y además, aburro ya con el monotema.

Estoy intentando buscar mi sitio, mi espacio en esta vida que me ha tocado vivir, tan diferente de lo que yo había planeado. Y ese es uno de mis errores, planear, planear, planear... Porque después la vida te sorprende, no siempre para bien, aunque muchas veces sí.

Me encuentro bien, la gente me ve bien, estoy activa, descubriendo nuevos aficiones, haciendo deporte y cursos. Sonriendo, y haciéndome la dura.

Pero por dentro estoy rota. Hay un tema, el monotema, que no me deja vivir, no me deja avanzar, no me deja ser yo. Y nadie lo ve, porque no quiero que lo vean. Si no se habla, no existe. Pero si, está, existe y duele.

Y me duele no encontrar mi sitio, me duele no poder avanzar, me duele no sentirme a gusto en ningún sitio, en ningún grupo, porque me quedo fuera. Me quedo fuera de las babyhunter, porque ya no busco, solo espero. Me quedo fuera de las que lo consiguieron, porque jamás lo conseguiré. Y me quedo fuera de las que no lo buscan, porque mi niño de país muy lejano ya me está buscando.

Y ha salido, porque tenía que salir. Y duele, y sigue ahí. Y está enquistado. Porque cinco años pueden no parecer nada, pero para mi son muchos. Cinco años de lucha, de pelea, de ilusiones rotas, de esperanzas desalentadoras, de esperas desesperantes, de sentirme menos, de culpabilidad, de dolor y de sentimientos de injusticia, de duelos, sonrisas fingidas, y disimulos varios.

Así que he buscado ayuda. Y cuando una empieza a hablar, todo se revuelve, todo sale y vuelve a doler. Porque he aprendido a disimular, a llorar a solas, a sufrir en silencio. Pero el dolor está y mi cuerpo ahora se ha revolucionado.

Ya tengo las armas para vencerlo, respiraciones, pensamientos y ejercicios varios. Ahora voy a por él, tengo que poder con él. Pero mientras, mientras sale, mientras lo enfrento, duele, y duele más que antes. Y salen todos los miedos, hasta los muy absurdos, y me complican la vida. Y todo se hace cuesta arriba.

Así que por salud mental, y como ejercicio para poder volver a encontrarme, necesito tomarme unas vacaciones. Pero no irme a una isla desierta, que ojalá pudiera. Si no vacaciones de dolor, vacaciones de todo y vacaciones de vosotras. Podéis llamarme egoísta, seguramente muchas no me entenderéis. Pero esto ya no lo hago por vosotras, lo hago por mi.
Porque leo vuestros negativos y me duele y me revuelve, porque entiendo vuestro dolor y sale el mío. Porque leo vuestros positivos y me duele y me revuelve, porque lo conseguisteis y yo no, y me siento mal y me siento egoísta, y me retuerzo de rabia por todos estos sentimientos incontrolables.
Porque veo los avances de vuestros embarazos o de vuestros niños, y también me duele y me revuelve. Porque quisiera ser yo también la que estuviera disfrutando todo esto y compartir dudas, y anécdotas, y planificar el mejor de los calendarios de adviento.

Así que esta vez sí, voy a ser egoísta, y con vuestro permiso o no, me tomaré un descanso. Siento mucho si os decepciono, lo siento de verdad, sobre todo por las que habéis estado ahí siempre apoyando. Ojalá muy pronto pueda volver a ser la que era, y a disfrutaros.

Porque ahora en mi mente, tan solo hay un objetivo, que deje de doler. Mi prioridad ya no es el embarazo, mi prioridad es recoger los pedacitos del alma que he ido dejando por el camino, y recomponerlo. Y que deje de doler.

Y la ilusión está, y no la perderé, porque mi hilo rojo, ese que me une a mi niño de país muy lejano, se va acortando. Pero también por él, tengo que estar fuerte y curada. No puedo recibirle con dolor, porque no podré transmitirle tanto amor que tengo guardado para él.

Así que os dejo con un hasta luego. Nos vemos a la vuelta.

Seguiré informando...

domingo, 30 de noviembre de 2014

VOLVER A SER UN NIÑO




El pasado fin de semana, para celebrar los 70 años de mi padre, fuimos toda la familia a una casa rural en la Rioja.

Es la primera vez que hacíamos algo así los ocho juntos, y pensaba que iba a ser un desastre, pero la verdad que lo disfrutamos un montón, y ya estamos pensando en preparar otra pronto.

La que más lo disfrutó sin duda, fue la peque, mi sobri. Y su alegría nos fue contagiada a todos. No se despegaba de mi y de marido. Supongo que al ser con los que menos tiempo pasa, nos quería exprimir al máximo.

Disfrutamos de comida, bebidas y bodega. De paseos, de barbacoa y conversaciones hasta la madrugada.

Pero sobre todo, disfruté de volver a ser una niña. Nos pasamos el finde jugando al uno, a las palabras encadenadas y a las guerras de cosquillas. Saltamos a lo loco por las calles empedradas, y corríamos a escondernos. Nos dejamos mojar por la lluvia y probamos todos los aparatos de gimnasia de un parque de mayores. Reimos hasta que nos dolía la tripa, comimos chuches y no escatimamos en abrazos y besos.

Me sentí revivir, aunque a ratos pensaba en todo de lo que la vida me estaba privando, en cuanto veía esa sonrisa y la luz de esos ojazos, volvía a mi y a mi alegría y a mi locura olvidada.

También fui consciente de lo mal que hablo. La de tacos que suelto. Ya la primera noche, mi sobrina me regaló un "tita, te voy a lavar la lengua con lejía". Pero perdí la cuenta de las veces que repitió su "tita... es boca...."

Mi niña se está haciendo mayor, pero me ha regalado la posibilidad de que yo vuelva a ser niña.

Seguiré informando.