miércoles, 19 de octubre de 2011

MI HOMENAJE

Tenía tan solo 28 años. Estas cosas no te pasan tan joven. Ni tan siquiera se piensa que te puedan pasar. Era un día cualquiera, que no recuerdo. Solo recuerdo que vivía fuera de mi tierra, lejos de mi familia, intentando mantener una relación que por momentos se hundía, y dolía.
Siempre he soñado con tener más pecho, lucir canalillo. Ese tipo de cosas que la genética ha pasado de brindarme.
Y fue de casualidad, tan solo me miraba en el espejo y pensaba como sería mi vida, con una tallita más. Qué tontería verdad?
Y lo vi. Lo noté. Lo sentí. Empecé a temblar.
La primera duda, qué médico me pertenece. Estaba fuera de mi ciudad, no estaba empadronada en este domicilio. No quería decir nada a nadie, para no asustar sin motivo. Como siempre, quería solucionar todo esto yo sola.
Acudí al ambulatorio más cercano a la casa donde vivía y me tuvieron esperando hasta el final de la consulta. Pero tengo que reconocer que al entrar, me trataron estupendamente. No me correspondía esa doctora. No importa. Fue muy amable. Enseguida me dieron volante para hacer diversas pruebas, de urgencia.
Recuerdo mientras las conversaciones con mi madre. Ella intuía: hija, te pasa algo, estás seria.
Pero conseguí mantenerlo en secreto. Lloraba mientras hablaba con ella. Lloraba cuando colgaba el teléfono. Qué sola me sentía!
Me hicieron una biopsia. Era sospechoso.
No fue esta la causa. Pero en unas semanas me vi haciendo las maletas y volviendo a casa.
Esto ya era otra cosa. Ya tenía compañía. Ya estaba con los mios. Ya estaba con mi madre.
Traslado de expediente. Vuelta a hacer algunas pruebas, preoperatorio y al quirófano.
Para entonces, mi chico me acompañaba.
La operación fue horrible, anestesia local, entrada en shock, mejor no detallo.
Pero la espera, hasta recibir los resultados... Madre mia! La de cosas que me pudieron pasar por la cabeza. La vida me empezaba a sonreir. Ahora no podía ser. Ahora no, por Dios!

Afortunadamente, quedó todo en un susto. El bulto salió entero y limpio. Las pruebas lo dieron como benigno. Y solo tengo de recuerdo una cicatriz, pequeña, pero visible.

Un año después, mi tía. Esta vez, las noticias no fueron tan buenas. Todavía estamos luchando.
Izeba, cariño, lo conseguiremos!

Desde aquí mi pequeño homenaje a todas esas mujeres que luchan contra la enfermedad.

13 comentarios:

  1. Un hurra por la medicina preventiva!

    ResponderEliminar
  2. Que dificil cuando estas lejos de casa...y lo bien que sienta volver...

    Animo a tu tia..muchos besos

    ResponderEliminar
  3. Habría que rescatar varias cosas de esta entrada.
    Una, que un pecho pequeño también es un pecho bonito (y la madre naturaleza tampoco fue generosa conmigo, eh?).
    Dos, que no dejaste el chequeo médico y tan pronto notaste algo extraño acudiste a ver que era, no todas lo hacen.
    Tres, que lejos de casa todo siempre es mucho peor, así que fuieste muy, muy valiente.
    Y lo más importante que fuera benigno, que no pasara de ahí y que te haya quedado una cicatriz es lo de menos, creo que te hará recordar muchas cosas cuando la veas, una de ellas lo importante de la vida...
    Yo he vivido y vivo esta enfermedad muy de cerca, ya sabes... y da lo mismo 16 meses, 28 años, 40 e incluso 90... ojalá esta enfermedad no entrara en nuestra vida nunca.

    Besos campeona!!

    ResponderEliminar
  4. Ay!!! Escribes muy, muy bien. Qué susto me diste!

    Me recuerdas que hoy mismo me hab+ia propuesto pedir hora para mis exámenes de rutina.

    Un abrazo para ti y otro más grande para tu tía.

    ResponderEliminar
  5. Trax:
    ¡¡¡Que bueno que te examinaste a tiempo y todo salió bien!!!.
    No sabes como te entiendo, con respecto a cuando se esperan resultados tan importantes, algún día lo contaré..., aún no estoy preparada.
    ¡Mucha fuerza para tu tía!, en mi familia está pasando algo muy parecido y estamos muy preocupados con las quimio...
    A veces Dios es muy injusto...
    Un gran abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar
  6. En tu caso afortunadamente todo salió bien. Ojalá a tu tía le pase lo mismo.
    La medicina y un diagnóstico precoz es muy importante, pero tod@s deberíamos pensar que le puede pasar a cualquiera, que la edad no es excusa para que no te pase.
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  7. Con 18 años, yo también me noté un bulto...quizás la inconsciencia de la edad, el "a mí no me va a pasar nunca nada malo", etc....hizo que se lo contara a mi madre y me hiciera mil y una pruebas de lo más tranquila...confiando que no sería nada.

    Tuve que pelear muchísimo, porque los resultados de la primera biopsia me los perdieron, en la segunda me pilló un traslado de centro y vouilá, también se perdieron, encima me daban cita como 4 meses después ¿oiga? que no es mi culpa y yo quiero saber qué es esto (en realidad, esta preocupación era de mi madre, yo como te digo era un poco pasota)

    Finalmente me dijeron que era benigno y el ginecólogo me aconsejó no operarme "Si fueras mi hija no te operaría"...así se quedó la cosa.......después me fué creciendo....y eso era uno de los motivos por los que debía volver si me ocurría....así que otra vez, venga pruebas y más pruebas.......

    Un jaleo de papeles, que pa´qué.....como ya me habían dicho que era bueno, aunque había crecido, me fueron dejando y dejando....estuve como 3 años para solucionar el dichoso bultito de la teta....

    Bueno, a día de hoy, 10 años después sigo teniendo mi bulto en el pecho....ahora ha menguado...se que es bueno, pero yo lo quería fuera, total para que quiero un bulto si ya tengo dos tetas......pues nada....aquí sigue....y ya paso directamente!!!!!!!!

    Estuve haciéndome revisiones durante un par de años o tres...

    Me uno a tu homenaje....a todas las mujeres que están luchando contra esta dichosa enfermedad...mucho ánimo!

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Perdón, he mentido en una cosa....la primera biopsia no me la perdieron la muestra fue insuficiente y por eso me la tuvieron que repetir, la seguna fue la que me perdieron!!!!

    Hace tanto tiempo, que ni lo recuerdo ya...

    ResponderEliminar
  9. Siempre pensamos que a nosotros no nos puede pasar y.. ya ves, tu caso es un ejemplo de que nadie está a salvo. Yo suelo tocarme las tetas de vez en cuando para asegurarme de que no hay nada raro. En mi familia hay varios casos de cáncer de pecho, mi madre sin ir más lejos lo padeció hace 7 años. La prevención y la detección precoz son nuestras principales aliadas.

    ResponderEliminar
  10. Jo menos mal que todo quedo en un susto, seguro que tu tía ganará la lucha, hoy en día la ciencia a avanzado mucho en estos temas aunque desgraciadamente siguen estando y estarán ahí, un besote guapa.

    ResponderEliminar
  11. Siempre pensamos que las cosas les pasan a los demás y no a nosotros... es una suerte que lo vieras a tiempo y que finalmente no fuera nada. Tenemos que reivindicar la prevención y el hacernos revisiones, todavía hay mujeres que no van al ginecólogo y tenemos que aprender a cuidarnos... un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Me alegra que todo quedara en un susto y en cuanto a tu tía un gran beso para esa mujer luchadora....Lo va a conseguir, verás como sí.

    ResponderEliminar
  13. Mucha fuerza para tu Tia, seguro que lo vence!

    Es muy importante acudir al medico cuando sentimos algo fuera de lo normal, y con esto me refiero no solo a bultos mamarios, no solo al dia del Cancer de Mama... Me refiero a todo, en especial con los niños, que a veces muchas mamas prefieren automedicarlos, autodiagnosticarlos, y no debe ser asi, ni con los niños ni con los adultos, para algo existen los medicos, para algo estudiaron, y si no confiamos en el medico que nos tocó, pues buscamos otro.
    Afortunadamente contigo todo fue un susto, de haber sido maligno, lo habrias superado, por haber buscado ayuda rapido!
    Abrazos!

    ResponderEliminar